Lo que debes saber sobre la comida casera para mascotas

Al considerar la comida casera como una opción para alimentar a perros o gatos, es importante que los amantes de las mascotas consulten con un veterinario sobre la adecuación nutricional de una receta, ya que estudios realizados por investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de California, Davis, descubrió que la gran mayoría de las recetas caseras carecen de nutrición. Los investigadores analizaron 200 recetas diferentes de alimentos para perros que encontraron en sitios web, libros de texto veterinarios y libros de cuidado de mascotas. Los resultados mostraron que el 95% de las recetas eran deficientes en al menos un nutriente esencial y el 84% carecía de múltiples nutrientes requeridos.

Los síntomas de una dieta inadecuada pueden afectar la salud de una mascota con bastante rapidez, particularmente con respecto a las dietas deficientes en vitaminas solubles en agua, como vitamina B, que no se almacenan en el cuerpo. Dependiendo de la etapa de la vida del perro o gato, las consecuencias de la deficiencia de nutrientes pueden ser más graves, especialmente para los cachorros o felinos en crecimiento y las perras en embarazo. 

Al respecto, Carlos Cifuentes, médico veterinario y vocero de Pet Food Institute, advierte que: “Cada mascota tiene requerimientos diarios de nutrientes que dependen de la especie, raza, edad, actividad física y estado de salud. Cuando se ofrece comida casera, es difícil establecer cuánta cantidad de estos nutrientes estamos ofreciendo, lo que conlleva a que se presenten desórdenes nutricionales, que generan obesidad o pérdida de peso. En algunos casos, la comida casera resulta ser más costosa que los alimentos concentrados. No obstante, si decide ofrecer comida casera, es necesario establecer una cita con el veterinario para que guíe todo el plan nutricional con base en un examen clínico de la mascota, estado metabólico, entorno y familia”.

Principales problemas de salud:

  • Problemas de la piel (falta de zinc).
  • Problemas de huesos y articulaciones (calcio).
  • Pérdida de peso y acumulación de grasa en el hígado (falta de colina).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn