Los cinco alimentos que pueden estar dañando a su mascota

Si bien es conocido que el chocolate para las mascotas es como veneno debido a la teobromina, un estimulante similar a la cafeína que puede llegar a causarles fallas hepáticas, neurológicas y cardíacas, existen otros ingredientes desconocidos por muchos que son igual de peligrosos para la salud de las mascotas.  

“El problema nace porque las personas piensan que pueden darle los mismos alimentos que ellos consumen a sus mascotas. Muchos alimentos que a nosotros no nos hacen daño son altamente perjudiciales para la salud de los perros y gatos. Por eso siempre al alimentar a la mascota debemos acudir al veterinario para saber qué y qué no darles”, asegura Carlos Cifuentes, veterinario de Pet Food Institute.  

A continuación le mostramos cuáles son y porqué debe evitarlos:

En primer lugar está el ajo y la cebolla, si bien es cierto que nunca se le daría un diente de ajo a las mascotas o una rebanada de cebolla, sazonar la comida con estos ingredientes y compartirla con su mascota puede ser una de las peores ideas. Esto se debe a que el ajo y la cebolla contienen altos niveles de tiosulfato y los animales no tienen las enzimas para poder digerirlo. Lo que puede llegar a causarle anemia a su mascota o generar una gastroenteritis.

La leche, aunque en muchos casos se le da en los primeros meses de vida a los animales, en la edad adulta es aconsejable evitarla. Pues tanto para los perros como los gatos cuando crecen se tornan intolerantes a la lactosa ya que no cuentan con las enzimas

necesarias para procesar el azúcar que esta contiene. Lo que puede ocasionar exceso de gases, diarrea y deshidratación en ellos.  

Por otra parte, el aguacate aunque es saludable para los humanos para los animales es algunas veces tóxico. La persina es una sustancia presente en la pepa y en la cáscara y  su consumo puede causarles síntomas como decaimiento, vómito y diarrea. En el caso del hueso del aguacate es muy peligroso para los perros en especial ya que al ingerirlo o jugar con él  pueden asfixiarse.

Por último, y como uno de los más graves dado el desconocimiento del peligro que representan, están los huesos. Muchas personas le dan los huesos a los perros. Sin embargo, estos, al ser triturados, pueden generar astillas que se atoran o provocan perforaciones en el sistema digestivo del animal causando asfixia y en muchos casos la muerte.  

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn